Una pócima de felicidad

Después del exitoso "Yo me quiero casar... y qué?", a modo cinematográfico llega su secuela.

Hacer feliz a otra persona no es tarea fácil, pero acá les aseguramos que a veces puede resultar mucho más sencillo de lo que todos piensan. El secreto (si existiera) es simple. Sonreír, abrazar, besar son las tres estrategias que nunca fallan y que pueden cambiar el día de cualquier persona. Ahora, si queremos ir un poco más allá también podemos pensar en cantar, sumar algunos pasitos de baile, pedirle ayuda a un par de amigos y familiares, elegir una linda canción y, sobre todo, abrirse a disfrutar de lo que pueda pasar.

En Felizitate! nos esforzamos para que tu día tenga un momento feliz. Y a ésta misma ola se subió Isaac, locamente enamorado de Amy, su prometida. Él se propuso regalarle uno de los mejores días de su vida proponiéndole matrimonio de una manera diferente.

La sencilla, pero no por eso menos genial, idea de Isaac revolucionó internet hace unos días. Quizás sea porque es algo original, quizás porque podemos ver el amor en el aire, quizás porque el video nos trasmite esa alegría y emoción de quienes participaron, pero por sobre todo creemos que el éxito del video y su viralización radica en utilizar la pócima de la felicidad: dejarnos con una linda sonrisa cuando llega el final.


 ¡Viva el amor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario